Melania Trump se supera con la decoración navideña de la Casa Blanca

Melania Trump se supera con la decoración navideña de la Casa Blanca. Melania Trump se puso muchas metas al empezar su carrera como Primera Dama de los Estados Unidos. Entre algunos de los objetivos marcados: combatir la crisis de los opioides que asola gran parte del país y atajar el cyberbullying entre los más jóvenes.

A Trump todavía le queda camino en ese recorrido, sobre todo por la falta de experiencia en campos que nunca tocó en su vida privada antes de que Donald Trump intentara aspirar a la presidencia, pero las Navidades sin duda parecen haber servido como breve receso para brillar en una faceta más acorde a su pasión por el arte y la moda: engalanar la Casa Blanca con decoración navideña. La organización de eventos en la residencia presidencial puede parecer un trabajo poco relevante, pero representa un aspecto fundamental de la figura de la Primera Dama como anfitriona de los muchos invitados civiles o diplomáticos que asisten cada año a la Casa Blanca. Por esa razón, Melania se comprometió a organizar unas Navidades a la altura del cargo y descartando por el camino la pomposidad que cualquiera habría predicho visto el historial hotelero de la familia Trump.

Melania también tenía que marcar una casilla impuesta por su marido, cuando todavía no había ganado las elecciones. El presidente se había comprometido a acabar con la Guerra contra la Navidad que según él se había extendido en Estados Unidos en los últimos años: Vas a las tiendas y no ves la palabra Navidad.

Quiero ver Navidad. Melania las convirtió en realidad. La palabra Navidad vuelve a estar presente, en los tarjetones oficiales de la Casa Blanca, después de que los Obama cambiaran el Feliz Navidad por Felices Fiestas para respetar las diferentes religiones representadas a lo largo y ancho de Estados Unidos. Es una estrategia de Donald Trump que va acorde al Cristianismo del que presume desde que se metió en la carrera presidencial y pese a desconocer nociones tan sencillas de la religión como la forma de referirse a los escritos de la Biblia o a la nula corrección política que le catapultó a la Casa Blanca.

Pero lo que es innegable es que Melania ha puesto el listón muy alto con la decoración navideña de la Casa Blanca de este año, a juzgar por el vídeo de presentación que colgó en redes sociales. La Primera Dama llevaba preparando todo desde el pasado julio y fue ella la encargada de elegir cada ornamento y retocar cada minucioso detalle, desde la selección de dulces para el Cuarto Rojo hasta la disposición de las luces exteriores. Melania eligió y diseñó personalmente la temática: Tradiciones consagradas, en honor a las muchas otras Navidades celebradas en la residencia ejecutiva por otros tantos presidentes. Y es a través de los salones de la Casa Blanca, donde pueden verse estos días los distintos homenajes de la Primera Dama a tiempos pasados. Entre ellos, la Suite del Casacanueces del vestíbulo principal de los Cuartos Estatales, inspirada en la primera Navidad con temática empezada por Jacqueline Kennedy.